Del líquido al flúor

Foto-5-4-16-21-55-31

Hace poco hablaba de la liquidez como el nuevo estado para casi todo lo que existe y lo que no existe; como los sentimientos, opiniones, lo impalpable e impreciso. También es aplicable a todo lo que no existe, a lo que vendrá. Y ahora además tengo la certeza de que prodigando a Bauman nos hemos quedado cortos y anticuados. El nuevo estado que domina y define es el flúor.

Flúor es Snapchat. Mientras la sociedad se desvive por perseguir o stalkear a sus conocidos y familiares, en geolocalizar y almacenar pensamientos y recopilar comentarios y recuerdos, en rebuscar el orden cronológico de las cosas (vade retro Instragram) como si todo lo que ocurriera en las redes fuera el reflejo de algún tipo de realidad. Snapchat, con su última actualización, se postula como la red social perfecta para delimitar las cosas a su justo momento y a su precisa relevancia: es decir, ninguna. Ningún snap dura más de 24 horas, por horrible o maravilloso que sea. Es la huída de la realidad y el antídoto contra la nostalgia, esa droga.

Flúor es el nuevo periodismo, Medium. Como ex estudiante de periodismo, titulado en comunicación y comodín de cualquier oferta laboral ajena, tengo entidad suficiente para decir que el periodismo ha muerto. El nuevo cuerpo de texto son los titulares de 140 caractéres adaptados a Twitter. Descansen en paz los tabloides; bienvenida la publicidad y los contenidos pagados. Sin embargo, accedemos a la información que interesa a través de historias en primera persona, vivencias muy contrastadas y relatos especialidados con los que podemos simpatizar. Ahora lo que cuenta es enlazarnos. Y para eso, Medium es la herramienta perfecta; una consecución de enlaces incesables sobre tags que nos interesan y perfiles que seguimos, nada más. Como un blog-ring de los inicios de internet, pero gigante. Toda información muy procesada quedó para las hemerotecas, que quizá algún día se digitalicen y así también podamos enlazar sus materiales desde nuestras redes sociales.

Flúor es la arquitectura de Zaha Hadid. La diseñadora árabe-inglesa, avanzada a nuestro momento, nos acaba de dejar de forma abrupta. Sus formas orgánicas y futuristas, su método para aplicar el máximo pragmatismo a cualquier estructura y sus coqueteos con un nuevo urbanismo muy alejado de nuestros entornos exageradamente geométricos nos acercaban a otra era, a otra vida. La maleabilidad de las cubiertas de sus edificios los convertían en esculturas, que conectaban de lleno con la obra de Frank Gehry, Jeff Koons y Anish Kapoor, otros de los referentes de esta tendencia del arte que miraba con recelo desde el siglo XX hacia el futuro. Zaha nos ha dejado grandes edificios versátiles y icónicos, y también grandes declaraciones.

Sin-título-1

Flúor es el GIF. Un formato que llevaba con nosotros desde mucho antes que el JPG y el PNG, pero del que nunca habíamos validado sus tributos hasta que las redes lo aceptaron como estándar. Ahora la imagen está viva, las capturas de series, realitys y videoarte tienen sentido en historias de 15 segundos. El GIF está tan popularizado que el mejor teléfono móvil del planeta, el iPhone, ya lo contempla con su nueva actualización de iOS como una tipología más de foto, la LivePhoto. Larga vida al GIF!

Flúor es el material del láser y el neón, de la luz intensa y brillante. Es el aspecto de la cinta azul que rodea la Vía Láctea y acaba de ser descubierta, a la que los científicos han bautizado como ‘la guardería de las nuevas generaciones de estrellas’, con más de 50.000 soles pequeños en incubación. Una maravilla que nos aproxima a una eternidad que nadie va a conocer. Habrá muchos más seres vivos del futuro que tendrán la oportunidad de disfrutar de un universo cambiante. Pero por el bien de todos, espero que como todo lo bello, acabe con una buena llamarada.

9253056182_5ed0b34591_k