Escaparate de verano

No se puede pasar por alto el escaparate de temporada. Los caprichos irrenunciables de este verano han sido un polo de Paul Smith rayado con el cuello en un color llamativo, siguiendo esa tendencia del color-blocking que está en sus momentos más álgidos y de aquí a nada empezará a caer absorbida por el minimal del negro y los grises, definitorios de la situación social y del otoño.

Un libro, en este caso un recopilatorio de lo mejor en arte americano de la galería Saatchi, que es como de lo mejorcito de Londres. Me fascina la variedad de propuestas estéticas que ha traído del otro lado del charco esta sala. Y uno de mis vicios o aficiones más constantes es pasar páginas de catálogos y libros de arte todo el rato, mientras veo la tele, mientras escucho música o mientras envío whatsapps a amigos, la forma low-cost de estar en contacto con la gente sin despilfarrar en cervezas y vinos.

El verano es la mejor época del año para familiarizarse con toda la información en papel couché. Tanto por motivos económicos como medioambientales, he decidido restringir al máximo el consumo de papel y pasarme al kiosco del ipad, en detrimento del kiosquero de mi calle. Pero, aun así, hay publicaciones irrenunciables, como la V Spain. Este verano, aunque flojita de contenidos, ofrece un editorial de moda que sobrepasa todos los umbrales de modernidad, con una técnica de capas psicodélicas que ya le encantaría descubrir a Fabio Mcnamara.

En cuestiones de estilo, un complemento básico del verano es el cinturón. Entre otras cosas, porque con camisetas ligeras se ve mucho más que con las prendas de abrigo. Y con esta facilidad que tengo para adelgazar y engordar, nunca está de más comprar cinturones que me libren de algún contratiempo. De entre todas las novedades, me encantó un diseño de Gucci fusilado por Zara; una exigua tira de cuero marrón deformada en sus bordes y con las perforaciones habituales.

Después de un largo proceso de búsqueda y captura, encontré un outlet donde conseguir una cartera que se adapta a mis necesidades, yo que siempre la llevo en la mano a todas partes. Tenía que ser una cartera con monedero y cierre periférico de cremallera. Esta, de Comme des Garçons, es de hace un par de temporadas. Gracias a eso me ha costado un tercio de su precio original. Pero me sigue pareciendo súper bonita.

Y por dejar caer algo de música, creo que en agosto lo que hay que escuchar sin parar es el último recopilatorio Gildas & Jerry Kitsuné Soleil Mix, que ha retomado la línea disco que definió las primeras compilaciones Kitsuné. Y sin dudar, Synthetica, de Metric. Discazo interminable.

Anuncios