El hombre de El País

Tenía pendiente comentar el momento periodístico del largo puente, que ha sido la publicación del suplemento Hombre de El País, que, no sé si porque la crisis de los medios en papel no será definitiva o porque los publicistas apuestan de nuevo por la prensa escrita, pero vuelve a publicarse como emergieron el de Mujer o Casa, en un encarte disociado del suplemento dominical. Es de agradecer. Esta edición, además, ha significado una motivación por tratarse de una nueva apuesta por periodismo de moda de calidad, con contenidos y no sólo anécdotas fáciles y fotos vacías; que viene a ser la tónica.

El suplemento se plasma en una paginación y maqueta prácticamente idénticas al del emblemático El País Semanal, con bastante publicidad, secciones fijas como Imagen, 10 preguntas a…, novedades, tecnología o gentes. Y los reportajes, como siempre, se aliñan con caras conocidas para hacer más accesible el tema a profanos y desafectados, que seguro que son muchos bajo la cabecera de prestigio. Los motoristas Pol Espargagó y Nico Terol sirven para hablar de moda juvenil, el futbolista Xabi Alonso se presenta como icono de los treintañeros preppys. Y el actor Clive Owen presenta una fragancia para mayores edades.

Pero la estrella de la edición no es ninguna de las múltiples páginas dedicadas a reseñar tendencias de temporada, accesorios imprescindibles y looks para imitar. Lo mejor son las seis páginas de entrevista a Luis Venegas, una persona conocida entre la nueva movida madrileña (lo que el blogger Popy Blasco, creador de los eventos Cineshock, define como “generación postwindsor”), editor de fanzines, promotor de fiestas y deejay divertido que responde con una honestidad brutal a las preguntas del periodista. Hacía tiempo que no leía una entrevista tan interesante sobre temas tan superficiales. Venegas dice que consigue trabajos gratuitos de fotógrafos que son lo más, como Terry Richardson o Bruce Weber, y no les importa aparecer junto a autores desconocidos porque “es como cuando haces una fiesta y mezclas a ricos con modernos, a ambos les gusta estar en compañía de los otros”.